Cuando tu proyecto no parece posible

Escucho muy a menudo de mis clientes, familiares y conocidos una frase que es tan cotidiana que parece haberse convertido en una realidad para demasiada gente: “estoy detenido porque no tengo el dinero para hacerlo, cuando lo tenga lo haré”.

A simple vista esta frase parece explicar una realidad, pero si miramos con un poco mas de profundidad, veremos que no puede ser real, porque nosotros mismos somos los creadores de lo que se manifiesta en nuestra vida. Si estamos pensando, creyendo y sintiendo que no tenemos el dinero para iniciar un proyecto cualquiera, ya sea, estudiar algo que nos interesa, comprar algún bien que necesitamos, emprender o invertir en algún negocio o iniciar una nueva actividad que nos generará dinero, eso es justamente lo que sucederá. Nunca tendremos el dinero para realizar ese proyecto.

Cuando tu proyecto no parece posible

Cada vez que queremos abrir una nueva ruta en nuestra vida, ésta necesitará de recursos frescos y esos recursos se tienen que crear, porque si ya hubieran existido, no estaríamos pensando en abrir la nueva ruta, simplemente ya lo estaríamos ejecutando. En cada momento de la vida cotidiana haces gastos e inversiones y la gran mayoría de ellos ya se encuentran a tu disposición, porque ya has sido capaz de crearlo en forma natural para ti, ya lo aprendiste en tu pasado y ni siquiera te has dado cuenta de ello. Tu puedes ir y comprarte unos zapatos en el mismo instante que reconoces que los necesitas, sin embargo, otra persona que no puede hacerlo de inmediato porque aun no ha aprendido a tener ese nivel de recursos, se puede quedar detenido pensando, creyendo y sintiendo que no es capaz o puede decidir crear los recursos necesarios.

La naturaleza humana

Por la naturaleza humana y de la evolución de la vida, nadie puede quedarse detenido en lo que ya ha aprendido. Tarde o temprano, sentirá la imperiosa necesidad de enfrentarse a nuevos retos, porque la misma vida lo empujará. Jamás podrá quedarse con lo que ya ha alcanzado, siempre se presentará la oportunidad de seguir rompiendo tus propios límites.

La naturaleza humana

Cuando te enfrentas a esas situaciones nuevas, en que no tienes los recursos en la mano, te verás enfrentado a las dos posibilidades: decir que no puedes o decir que crearás las condiciones. Es muy tentador decir que no tienes las condiciones y quedarte esperando a que se den. Sin embargo, tienes la energía regalada por derecho divino para crear las condiciones y seguir expandiéndote sin límites. Esta expansión es la mayor fuente de dicha para el ser humano. La detención es la mayor fuente de desdicha.

La capacidad para crear todo

La fuente te ha dado la capacidad para crear todo lo que vas necesitando en tu camino, la fuente te da absolutamente todas las facilidades, pero no lo puede hacer por ti, porque siempre respetará tu libre albedrio. Tú puedes decidir si avanzar o quedarte detenido diciendo que no puedes y la fuente siempre respetará tu decisión. Si decides quedarte detenido, la fuente también quedará en espera por ti, ya que el único destino real es avanzar, así que ella se quedará a tu lado esperando a que lo quieras hacer.

Cuando te decides a avanzar, la fuente te acompañará y te ayudará de formas que parecen ser increíbles. Estoy segura de que si haces memoria de tu vida, habrá muchas situaciones en la que decidiste avanzar en algún proyecto sin tener las condiciones listas y en la mano y las cosas se te dieron tan fácilmente.

Recuerdo cuando yo era joven, sin haber leído nada de ley de atracción, la solo juventud me hizo tomar algunas decisiones que hoy me sirven de ejemplo en este tema. Les cuento una. A los pocos años de comenzar mi vida laboral quise cumplir mi anhelo de tener una casa propia. Tenía que pagar una parte de dinero que no tenía y sin embargo me inscribí igual y reservé una casa justo el día de mi cumpleaños.

Recuerdo haber llegado a mi casa emocionada y haberle contado a mis hijos mi audacia. Aun sin tener ni un centavo del dinero necesario para el adelanto, me propuse ver lo que sucedería en el plazo de un mes que me dieron para reunir los dineros. Los días pasaban y no veía soluciones, casi al borde del plazo llamé para borrar mi reserva.

Al otro día, acudí a una reunión especial con el gerente de mi trabajo, él me preguntó si había comprado casa y le conté todo lo que estaba sucediendo. El me dijo: llama y vuelve a reservar la casa, la empresa te puede hacer un préstamo que puedes devolver con algunos meses de gracia, te podemos pasar una casa que es de la empresa y que justamente se desocupa en estos días para que ahorres la renta mensual y el resto lo completas con el subsidio del gobierno. Por arte de magia, todo estaba solucionado y hasta me sobró dinero para el adelanto y compré mi anhelada casa.

La vida se abre ante ti

La vida se abre, porque tú la abres. La vida te da porque tú le pides. La vida se extiende por que tú la extiendes. La fuente te ha regalado la capacidad para hacer esa expansión, ella no lo puede hacer por ti, pero te da todo lo que vas necesitando en el camino.

La vida se abre ante ti

La ruta no está hecha y no la conocerás hasta que la quieras recorrer. Eres tan poderoso y tan amado que todo lo que necesites te es dado. Jamás puedes decir que no tienes el dinero para ese proyecto, el dinero aparecerá.

Te aseguro que como yo, tu también has hecho esto muchas veces en tu vida. Cierra los ojos y recuerda, recuerda cuando eras más confiado, más inocente y pensabas que todo era posible. Recuerda cuando algo así fue creado por ti. Envuélvete en esas sensaciones, en esa posibilidad, vuelve a traer esa seguridad a tu vida presente.

Si en este momento tu vida se encuentra complicada, es solamente porque te has olvidado de tu capacidad de expandirte. Es posible que te encuentres rodeado de gente o situaciones que tampoco lo recuerdan, eso es todo. Vuelve a atraer hasta ti estas emociones de poder confiar, de pedir libre e inocentemente, como lo haría un niño. Recuerda que es la única actitud, volver a ser como niños e increíblemente, los que te rodean también lo recordaran.

Todo depende de ti

Todo depende de ti. Decir que no tienes los medios es decir que no quieres tener los medios.